lunes, 12 de diciembre de 2011

actividades maritimas pesca,comercio y turismo


El sector marítimo es de crucial importancia para las sociedades modernas. No obstante, el público general tiene una limitada percepción y apreciación de su influencia y papel como elemento esencial en términos de desarrollo social y económico, y como fuente potencial de excelentes oportunidades de empleo y carrera, con varios millones de personas actualmente trabajando en actividades y empresas directa e indirectamente relacionadas con los océanos y mares en todo el mundo.
Históricamente, la navegación y la industria pesquera han experimentado una tendencia continuada hacia el incremento tanto en sus flotas como en el volumen de comercio y capacidad de capturas respectivamente.
Así, la navegación ha sido desde antiguo la principal forma de transporte, además de un enlace de comunicación para la conexión de ciudades costeras, países y continentes. Junto al transporte ferroviario, el transporte por mar es económica y medioambientalmente la manera más eficiente de viajar y transportar mercancías; y, actualmente, alrededor del 90% del comercio mundial es transportado por la industria marítima internacional.
Paralelamente al extraordinario incremento de las actividades tradicionales relacionadas con el mar, el sector marítimo ha experimentado una significativa expansión cuantitativa y cualitativa con la aparición y desarrollo de dos nuevos polos de crecimiento industrial: la industria marítima de exploración y producción de petróleo, y el sector del crucero.
El enorme crecimiento de la población mundial y el consiguiente incremento de las necesidades energéticas, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo, reclaman un incremento en la exploración y producción marítima de hidrocarburos. Una nueva era de producción energética posibilitada por numerosos logros en las técnicas de exploración, perforación, almacenamiento y transporte comparables con las habidas en la industria espacial, que ocupa a muchos países en operaciones de perforación frente a las costas de 74 naciones en todo el mundo.
Por otro lado, la industria del crucero ha experimentado un creciente proceso de popularización a nivel mundial, alcanzando un nivel de enorme significación en la economía global, con cada vez más cruceros y embarcaciones recreativas partiendo de los más variados puertos alrededor del mundo.
Alrededor de 50.000 buques mercantes, registrados en más de 150 naciones y servidos por más de un millón de profesionales marítimos de casi todas las nacionalidades, transportan todo tipo de mercancías internacionalmente. Varios miles de plataformas petrolíferas y buques de apoyo y suministro se ocupan en la exploración y perforación en busca de petróleo y gas en prácticamente cada rincón del globo. Cerca de cuatro millones de buques comerciales pesqueros navegan los mares y océanos en todo momento. Y una miríada de embarcaciones recreativas (con aproximadamente 40.000 barcos privados operando desde los Estados Unidos en diciembre de 2007), incluyendo varios cientos de grandes y mega barcos cruceros, ofrecen los más diversos servicios de ocio y turismo a un mercado en expansión.
Las actividades marítimas continúan así expandiéndose, y aportando beneficios a la población de todo el mundo gracias a la creciente eficacia de los recursos técnicos y humanos. La marina mercante, el sector marítimo petrolífero, la pesca comercial y las compañías de cruceros son parte de la industria del futuro, y el sector marítimo es ya un catalizador clave para el desarrollo socio-económico y la competitividad internacional en un mundo cambiante, con nuevas compañías y organizaciones emergiendo y estableciéndose en Europa, Asia y Norte América.
Dejando a un lado su evolución histórica y actual estructura en agrupaciones regionales con homogeneidad y vinculación entre sus constituyentes, el sector marítimo está compuesto por organizaciones y actividades tales como el transporte marítimo, la industria naval (ingeniería naval, compañías de construcción y el sector de suministro de componentes), la industria pesquera comercial y la acuicultura, el sector del crucero y de recreo, puertos comerciales y deportivos, las fuentes de energía marinas, la investigación y ciencias del mar, las academias y centros de formación marítima, una amplia variedad de servicios profesionales en torno a las actividades marítimas, y las asociaciones y organizaciones profesionales y sindicatos que defienden los derechos de los trabajadores y profesionales del mar.
Este sector global, mantenido en el siglo XX por las economías de Norte América y Europa Occidental, ha mostrado un fuerte crecimiento a lo largo de las últimas cuatro décadas, a pesar de la recesión económica mundial de principios de 80 y las crisis financieras de finales de los 90 y 2000, pasando de alrededor de ocho mil millones de toneladas-milla en 1.968 a más de treinta y dos mil millones en 2.007; y se espera presenciar un crecimiento mayor en las décadas venideras por la demanda de las economías emergentes de China e India, con el consiguiente incremento de las actividades marítimas y del valor e impacto que éstas representan.
El entorno socio-económico ha cambiado drásticamente en los últimos años en comparación con la tendencia observada en décadas anteriores. La globalización y el desarrollo de centros de producción a bajo coste en Europa del Este, China e India, el envejecimiento y descenso de la mano de obra en los países desarrollados, el creciente coste impuesto por la legislación medioambiental, el auge del terrorismo internacional, la piratería, los delitos transnacionales (tráfico y contrabando de seres humanos y drogas) y la utilización ilegítima del mar (pesca furtiva y delitos conexos), además del coste de las medidas de seguridad para combatir tales fenómenos, y el anteriormente mencionado incremento de la demanda de energía y alimentos son factores clave en un período de considerable cambio, desarrollo y retos.
Es difícil cuantificar el volumen total de la industria marítima mundial, y la relevancia económica de un sector que afecta a un amplio ámbito de aspectos de las sociedades modernas y su desarrollo. La industria marítima es de enorme importancia en términos de recursos naturales y energía, comercio e industria, ciencias y actividades de ocio. Una parte esencial de nuestro comercio y prosperidad, que demanda soluciones innovadoras y cuidadosos sistemas de gestión para asegurar su sostenibilidad a largo plazo, además de la implementación de regulaciones e instrumentos nacionales e internacionales para acometer asuntos aún sin resolver y nuevos problemas que se espera emerjan en un futuro cercano (derechos sociales y laborales, registro internacional de buques, imposición fiscal, protección medioambiental, etc.).
Más aún, la necesidad de comprender los ecosistemas y medio ambiente globales, así como su necesaria conservación, para encontrar los mecanismos más eficientes para hacer frente a fenómenos tales como el cambio climático, la disrupción de ecosistemas, deforestación, pérdida de la capa de ozono o la subida del nivel del mar ha convertido la investigación y estudio del entorno marítimo en un asunto de alta prioridad.
La marina mercante es una flota no militar de titularidad privada que proporciona medios para el transporte marítimo de materias primas, productos y pasajeros.
La industria marítima de gas y petróleo está compuesta por un conglomerado de empresas y organizaciones dedicadas a la exploración y extracción de recursos en todo el mundo.
La industria marítima de gas y petróleo está compuesta por un conglomerado de empresas y organizaciones dedicadas a la exploración y extracción de recursos en todo el mundo.
Directorio marítimo con enlaces a sitios web que ofrecen recursos o información sobre un sector con creciente significación y relevancia a escala mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada